lunes, 25 de mayo de 2015

Y la chica sin nombre flotó...

Y flotó. Durante un solo instante, durante toda la eternidad. No le importaba. Ahora pertenecía a ese lugar.

jueves, 21 de mayo de 2015

Confesiones.

Y aquí me hallo. En un autobús, camino a casa. De fondo suena una canción de Kiss, suerte la mía. Y me pregunto cual es la sensación que no puedo describir. ¿Desidia quizá? No se si quiero volver. No se si quiero quedarme. Está siendo un buen año. A mi vida han llegado personas nuevas. Personas necesarias. Pero no solo eso, también he descubierto una sensación nueva. De pertenencia. De estar en el sitio adecuado. Como si ahí debiera estar desde siempre, como si fuera eso lo que buscaba. ¿Entonces... qué? ¿Realmente he encontrado mi lugar?

sábado, 16 de mayo de 2015

Caos.

Y ahora es el preciso instante en que me da por llorar. 
Y que se yo por qué. 
Quizá me he hecho mayor, quizá todo lo contrario. 
Puede que esté enamorada, o que me haya desenamorado del mundo. 
Quien sabe. Este mundo es casi tan raro como lo soy yo. Y tan duro, tan feo... Y hermoso. 
No se si llorar de felicidad o de tristeza. 
Llorar porque estoy viva, o porque en realidad no vivo lo suficiente. 
Porque soy feliz, o porque intento convencerme a mí misma. 
Porque no comprendo este mundo, o porque este mundo no quiere comprenderme. 
En el equilibrio está la perfección. O eso dicen. Creo que comienzo a entenderlo. La forma en que el desorden se convierte en mi orden perfecto. El modo en que todo se desordena, el caos me invade, me despierta, me revive.  
Small Grey Outline Pointer